domingo, mayo 04, 2008

En casa de herrero......


Bueno amigos aqui les va uno de estos post que publico cada anio . Espero que los disfruten es un cuento.

Era una calida mañana de invierno, al igual que todos los dias durante los 5 años que tenia casado, me levante a las 4.30am, esto para arreglar mi equipaje y ordenar mis herramientas. Mi trabajo era muy exigente y demandaba de mi una excelente condicion fisica y mental.... ''yo era Rescatista de Montaña''.

A lo largo de mi vida laboral habia tenido la oportunidad de recorrer varios paises a la ves que me capacitaba, solo que esto ultimo habia hecho a mi esposa una mujer infeliz y con los 10 minutos de amor a la semana era como echarle agua al fue.

Ella, una hermosa mujer, muy dedicada a su trabajo [cuidar nuestro hogar], y aunque abandono su carrera de eminente abogada para acompañarme a cumplir mi sueño en mis adentros yo pensaba que era la mejor decision.

Esa mañana me marche al trabajo pensando en cuanto queria a mi esposa y en que dificilmente podria vivir sin ella, yo habia aprendido a depender totalmente de ella.

El dia transcurrió en calma hasta las 4pm cuando en la central se recibió la llamada de un alpinista habia caido a una cueva. De inmediato tomamos nuestro equipo lo subimos al helicoptero y procedimos a elevarnos hasta la cima de el Mckinley.

El clima estaba en nuestra contra, tubimos que saltar desde el helicoptero para llegar al punto donde comenzariamos a caminar.

Despues de tres horas de caminata con la nieve casi hasta el cuello logramos divizar el panorama, era el tipico caso de alpinista novato, con muchas ganas de escalar pero quien no tiene el factor experiencia de su lado.

Transcurrio el tiempo y mientras me acomodaba en el borde listo para iniciar el descenso una roca caliza me corto en el antebrazo, una herida de 7 cm, me dije a mi mismo ''este deberia ser mi ultimo rescate''. Como el experto que era no se me hiso dificil descender los 50mts que nos separaban del suelo a la entrada de la caverna.

Una gran sorpresa me lleve cuando al aproximarme al punto zero comence a identificar cosas ''mias'', una cuerda, un mosqueton, una mochila, ahhh de repente observe a la derecha y mi corazon comenzo a latir el doble de rapido al darme cuenta que el alpinista caido era en realidad..... mi esposa.

La tome de las manos [ se estaba desangrando] una caida de esa altura no es muy sobrevivible, me dijo: lo siento negro, sabia que vendrias a rescatarme, pense que era la unica manera de atraer tu atencion.... Mis ojos se llenaron de lagrimas pero con el corazon frio avise por radio de la situacion.....

De inmediato los demas miembros de mi equipo quienes conocian muy bien a mi esposa ensamblaron el sistema de ascenso, las maniobras parecian eternas y aunque solo les tomo 10 minutos subirnos, la rapidez ya no significo nada.. Ella murio sin que pudieramos hacer nada.

El dia del funeral el cielo lloró, la lluvia no se detuvo en todo el cepelio, llegaron ambulancias, carros de Bomberos, unidades de rescate, helicopteros y un mar de amigos, con todos lloré debo confesarles. Al final solo quedamos mi esposa y yo. Sus ultimas palabras aun resuenan en mi cabeza: ''pensé que era la unica manera de atraer tu atencion''.

Al llegar al lugar que habia sido mi hogar por tanto tiempo lo encontre enorme, las habitaciones vacias, nadie en la cocina. Se habia transformado de ser un nido de amor y alegria a ser solo cuatro paredes frias y sin corazon.

Cada mañana al levantarme y no encontrar a mi lado a aquella quien habia sido mi compañera, mi complice, ella quien siempre estubo a mi lado para regañarme, apoyarme y hasta seducirme.....se habia ido para nunca volver.

Debo confezarles que no aguanté mucho, al cabo de unos dias despues de estar atormentado por la falta que me hacia mi esposa, decidi acompañarla al lugar del nunca jamas. Tome mi equipo de rescate, mis cuerdas, arneses, mosquetones y descensores. Les pedi a mis compañeros que me llevaran a la cima del pico mas alto.

Lo pensé muy bien ya no habia punto de retorno... Corri hacia el borde del precipio 5,000 metros de altura. Tarde poco mas de 32 segundos en caer, en el aire vi cual pelicula mi vida pasar frente a mi, mi boda, mi graduacion, mi primer rescate, me di cuenta de que no le habia dedicado mucho tiempo a mi esposa y que todo lo habia invertido en mi trabajo. A, un segundo de lo que seria mi muerte me permiti orar y pedir una segunda oportunidad.

No sentí el impacto, lo proximo que recuerdo es a mi linda esposa, mis compañeros del escuadron de rescate, mis padres, mi hermano, y mis familiares, todos a mi alrededor observandome como si fuera un ovni.

Pregunte que me habia pasado, me contaron como durante una practica me habia golpeado la cabeza y permanecido en coma por 10 dias, asentí con la cabeza a todo lo que me dijeron.

La unica cosa a la cual no le encontre explicacion es a la Herida de 7 cm que aun tengo en mi antebrazo.

Dios siempre nos da segunda oportunidades, aprovechalas antes de que sea demasiado tarde.

By Robert Medina A. M.D.
T.U.M - M.R. - W.R.

1 comentario:

  1. Anónimo8:14 p. m.

    eso me recuerda lo que me dijiste hoy "de la segunda oportunidad".....ojala que...bueno! Que Dios te siga bendiciendo y tu sabes que se te quiere mucho!!! fresa :)

    ResponderEliminar